EEUU tiene esperanzas de celebrar cumbre con Kim, pese a amenazas de Pyongyang

Un canal de televisión surcoreano informa sobre el presidente estadounidense, Donald Trump (izq), y el líder norcoreano, Kim Jong Un, en una estación de tren de Seúl el 16 de mayo de 2018

"Ya veremos": Donald Trump reaccionó este miércoles con gran prudencia a las amenazas de Corea del Norte de anular su cumbre prevista con Kim Jong Un.

En un regreso a la tradicional retórica encendida, tras meses de acercamiento diplomático, Corea del Norte dijo el miércoles que el encuentro histórico previsto para mediados de junio en Singapur será anulado si Washington le sigue pidiendo que abandone unilateralmente su arsenal nuclear.

"Nada nos ha sido notificado, no hemos oído nada (...) Ya veremos qué pasa", señaló desde el despacho oval Trump, quien se ha abstenido de tuitear sobre este tema las últimas 24 horas.

"Ya veremos", repitió el presidente que no oculta, desde hace varias semanas, su entusiasmo y optimismo sobre este encuentro inédito con el hombre fuerte de Pyongyang.

Si el gobierno estadounidense "nos arrincona y nos pide unilateralmente abandonar nuestras armas nucleares, no vamos a tener ningún interés en las conversaciones y vamos a tener que reconsiderar si aceptamos la futura cumbre", declaró el viceministro de Relaciones Exteriores, Kim Kye Gwan, en un comunicado difundido por la agencia oficial KCNA. 

Pyongyang también anunció que canceló unas conversaciones de alto nivel que estaban previstas entre sus delegados y los de Seúl este miércoles, a causa de los ejercicios aéreos conjuntos entre Estados Unidos y Corea del Sur. 

"Si Estados Unidos intenta ponernos entre la espada y la pared para obligarnos a una renuncia nuclear unilateral, no estaremos interesados en ese diálogo", lanzó Kim Kye Gwan.

Washington está presionando para que Pyongyang lleve a cabo una desnuclearización completa, verificable e irreversible. Pero por ahora, Corea del Norte no se ha comprometido públicamente a este extremo, y sólo se ha mostrado de acuerdo a una "desnuclearización de la península coreana", un eufemismo abierto a interpretaciones. 

En el pasado, Pyongyang pidió la retirada de las tropas estadounidenses estacionadas en Corea del Sur para proteger el país de su vecino, y un final del paraguas nuclear que presta Washington a su aliado. 

China, el único aliado de Pyongyang de peso internacional, expresó que espera que la cumbre todavía siga adelante.

"Mantenemos la esperanza de que la reunión tenga lugar y continuaremos por ese camino, pero, hemos estado preparándonos para que éstas pudieran ser unas negociaciones duras", afirmó por su parte la portavoz de la Casa blanca, Sarah Sanders, al canal Fox News.

"Como el presidente ha dicho muchas veces, estamos preparados para esta reunión. Y si no, continuaremos con la

Fuente: 
nex Noticias / AFP
....