Los deportes electrónicos siguen sumando aficionados a nivel mundial

¿Los Ángeles Gladiators y los Shanghai Dragons, más conocidos que Los Ángeles Lakers o los New England Patriots? Ese es al menos el objetivo de la Overwatch League, el nuevo y ambicioso campeonato de deportes electrónicos.

La liga cuenta con sus estrellas, sus productos de merchandising y sus aficionados que los siguen, virtualmente o en persona, a cada uno de sus encuentros.

Las 12 franquicias de la Overwatch League, nueve estadounidenses, una inglesa, una china y una surcoreana, solo tienen unas semanas de vida pero ya funcionan como los equipos de los grandes campeonatos profesionales norteamericanos, como la NFL o la NBA.

"Nuestro modelo económico no es diferente de los modelos económicos de otras ligas deportivas", explica Nate Nanzer, patrón de la Overwatch League, creada por Blizzard, editor de World of Warcraft y de este videojuego de disparos en primera persona convertido en un fenómeno de masas, con alrededor de 35 millones de jugadores.

"Creamos contenido, organizamos partidas, 12 por semana, tenemos un público alrededor de esos encuentros, productos derivados, contratos con patrocinadores y venta de entradas", añade.

Basta con acercarse a la Blizzard Arena, cerca de Los Ángeles, para medir el fulgurante éxito de este campeonato que, como la NBA, consta de su temporada regular y sus playoffs.

En un ambiente de máxima excitación se dan cita cientos de espectadores, vestidos con los colores de su equipo o disfrazados de uno de los 26 héroes del juego, agentes de la organización Overwatch que combaten contra una rebelión de robots en un mundo futurista.

Enfrente, pantallas gigantes muestran cómo dos equipos de "gamers" se enfrentan en cuatro mangas: uno debe llegar a su objetivo mientras el otro debe impedírselo.

A lo largo y ancho de todo el mundo, cientos de miles de espectadores observan el evento a través de la plataforma especializada Twitch y celebran los éxitos de jugadores como Verbo, Sinatraa o Munchkin.

Entre ellos, Alex Parrish, que ha venido desde Houston (Texas) para vivir el evento en primera persona.

"No soy aficionado deportivo pero cuando estoy aquí comprendo por qué uno puede apasionarse por un equipo, unos jugadores y un campeonato. Existe la impresión de estar en un parque de atracciones con estas pantallas, esta escenografía y esta energía", explica.

Próximamente las partidas tendrán lugar en las ciudades de cada uno de los equipos involucrados y el campeonato contará con 28 franquicias repartidas por todo el mundo, entre ellas París, "un objetivo prioritario" para Nate Nanzer.

"Tendremos un enfrentamiento París-Pekín en China y luego la vuelta en París. Eso será algo único en los deportes electrónicos e incluso en el mundo del deporte, sencillamente, no habrá un campeonato en el mundo con esta dimensión global", asegura el jefe de la Overwatch League.

"Nuestro sueño no es llenar un día un gran estadio sino tener semana tras semana millones de aficionados a través del mundo que asistan a partidas en directo, como en el fútbol", espera Nate Nanzer.

La Overwatch League ha seducido a grandes nombres del deporte tradicional, como Robert Kraft, propietario de los New England Patriots de la NFL, y a la familia Kroenke, que controla entre otros el Arsenal de la Premier League, y que habrían desembolsado unos 20 millones de dólares para poder crear su equipo según cifras no oficiales.

A sus 21 años, Jacob Lyon, más conocido como 'Jake', es uno de los 130 jugadores profesionales de 18 nacionalidades diferentes que disputan la liga.

Lyon firmó un contrato por un año que le garantiza un salario mínimo de 50.000 dólares, una tercera parte de lo que cobran los mejores jugadores del mundo, sin contar el reparto de la dotación global, que asciende a los 3,5 millones de dólares.

Su día a día se parece al de un deportista de alto nivel, con entrenamientos, análisis de vídeo de las partidas e, incluso, una intensa preparación física.

"Antes los jugadores eran conocidos por no dormir, tenían malos hábitos, malas condiciones higiénicas y jugaban así los torneos. Pero cuando juegas semana tras semana, debes ser más regular y eficaz en períodos más largos", detalla.

A sus ojos, como a los de Nate Nanzer, los e-sports han llegado para quedarse.

"La gente me pregunta todo el tiempo: '¿No es un poco tonto mirar cómo otros juegan a los videojuegos?' Y yo les respondo: '¿No es un poco tonto ver golf o tenis?' Lo miras porque lo juegas tú mismo, porque quieres ver quién es el mejor del mundo o porque quieres mejorar. Los deportes electrónicos son lo mismo", insiste.

Fuente: 
Nex Noticias / AFP
....