• Domingo 19 de Noviembre del 2017

Marc Márquez, un talento precoz camino de ser una leyenda

Marc Márquez celebra su cuarto título mundial de MotoGP tras el Gran Premio de Valencia, este domingo 12 de noviembre en el circuito de Cheste

Después de haber conquistado su cuarta corona en la categoría reina del motociclismo, el domingo ante sus compatriotas en Valencia, el español Marc Márquez (Honda), un joven de apenas 24 años, va camino de convertirse en una de las grandes leyendas de las dos ruedas.

Por delante tiene ya a pocos hombres, entre ellos mitos del mundo de las motos como los italianos Giacomo Agostini y Valentino Rossi o el australiano Michael Doohan, que ganaron respectivamente ocho, siete y cinco títulos en la principal categoría. Márquez tiene en total ahora seis títulos mundiales, ya que antes se coronó en Moto2 y Moto3.

La precocidad es una seña de identidad de este joven catalán, que en 2013 se convirtió a sus 20 años en el ganador más joven de un gran premio en la categoría reina y en el campeón mundial más joven de la historia de la MotoGP (y sus antecesoras), superando la plusmarca de juventud del estadounidense Freddie Spencer, campeón en 1983.

Márquez ha ido batiendo incluso récords de precocidad de Rossi. Superó las 60 victorias, teniendo en cuenta todas las categorías, un año antes que el 'Doctor' italiano. En el palmarés de la MotoGP, Márquez deja ya atrás a su compatriota Jorge Lorenzo, campeón en 2010, 2012 y 2015, pero que a sus 30 años se ha visto relegado a Ducati, lejos de la pelea por el título.

A pesar de sus números espectaculares, Márquez todavía tiene trabajo por hacer para poder sustituir en el corazón de los aficionados al carismático Rossi, auténtica locomotora de este deporte desde hace años y que tiene ahora 38, aunque su retirada no debería llegar antes de 2020.

- La cuestión catalana -

La temporada 2017 debía ser el escenario de un pulso con el también español Maverick Viñales (22 años), recién llegado a Yamaha, con Rossi como árbitro. Pero Márquez ha conseguido imponer su mayor experiencia, a pesar de que Viñales comenzó la temporada con dos carreras ganadas.

En ese inicio de curso hubo hasta seis líderes diferentes en el Mundial. De ellos, el italiano Andrea Dovizioso es el único que resistió para plantar batalla al piloto de Cervera.

"Fue un campeonato difícil, en el cual Marc nos sorprendió una vez más", explica su mentor Emilio Alzamora, que le 'adoptó' como pupilo cuando tenía apenas diez años.

"Estaba en una posición muy desfavorable en la pretemporada y en las primeras carreras, pero supo dar la vuelta a la situación a base de trabajo y de sacrificio", estima el que fuera campeón mundial de 125cc en 1999. "Es increíble ver lo que ha conseguido", insiste.

¿El resto de la carrera de Márquez seguirá suponiendo éxitos para España? Nacido en una pequeña localidad catalana a una hora de coche de Barcelona, Márquez no ha querido mojarse mucho en la actual polémica política sobre la independencia de Cataluña.

Pero todo lo cauto que es en el aspecto político deja de serlo en la pista, donde es un piloto valiente y osado.

- Caídas frecuentes -

"Es un fenómeno", estimó durante el anterior Gran Premio en Malasia el patrón de Ducati, Davide Tardozzi, después de una nueva proeza digna de un equilibrista sobre la pista: Márquez es el único en mantenerse sobre una moto con 68 grados de inclinación.

Se le acusa a veces de demasiado temerario, de asumir riesgos innecesarios. A pesar de sus frecuentes caídas, no ha tenido una lesión grave de verdad. Márquez es el piloto que más se cae entre los principales: en cinco temporadas en la MotoGP, tiene una tasa de accidente del 63% por fin de semana.

En 2017 se ha caído de la moto en no menos de 25 ocasiones, sin consecuencias serias, gracias tanto a la suerte como a una condición física óptima. "Tengo las rodillas y los codos algo dañados, pero en general estoy bien", constata Márquez, de 1,68 metros y 59 kilos.

A corto plazo, además de a las caídas, tendrá que hacer frente a un Viñales que en 2018 tendrá ganas de revancha. El hermano de Marc, Álex, que compite en Moto2, no ha mostrado todavía tener el mismo talento, pero podría dar el salto y la MotoGP se convertiría en una cuestión casi familiar.

Fuente: 
NEX NOTICIAS / AFP