Rusia y Arabia Saudí abren el Mundial

Empieza la fiesta: la anfitriona Rusia y Arabia Saudí abren este jueves el Mundial de 2018 en Moscú, mientras España aún trata de recuperarse del terremoto sufrido el miércoles con su cambio de seleccionador y Egipto reza por Mohamed Salah.

El majestuoso estadio Luzhniki de Moscú, que lucirá colmado con 80.000 almas, será el escenario del partido inaugural del Mundial entre el combinado local y los saudíes en partido del Grupo A, que completan Uruguay y Egipto.

Media hora antes del inicio del encuentro -previsto para las 18H00 locales (15H00 GMT)- las luces se encenderán y un intenso espectáculo musical copará la pista.

El inglés Robbie Williams, junto a la aclamada soprano rusa Aida Garifullina, encabezarán el show que le cantará al fútbol y Rusia durante un mes acaparará las miradas de los fanáticos del deporte rey.

Y horas antes de la fiesta inaugural, Alexei Navalny, el principal opositor al gobierno Vladimir Putin, anunció que fue liberado este jueves: "Estoy de nuevo con ustedes después de 30 días de detención", escribió en Twitter. "Estoy muy feliz de estar libre", compartió.

La justicia rusa había condenado a Navalny, de 42 años, por organizar una protesta dos días antes de la toma de posesión de Vladimir Putin, el 7 de mayo pasado, para un cuarto mandato presidencial.

- Arabia quiere aguar la fiesta -

La modesta Arabia Saudí será el primer escollo del equipo dirigido por Stanislav Cherchesov, que sumó magras actuaciones y siete partidos sin victorias en sus últimos amistosos de preparación para el Mundial.

Malos resultados que se suman a la catarata de lesiones de los últimos meses y que sacaron de competencia a su principal figura en el ataque, Alexander Kokorin, y otros pilares del equipo que buscará en los fanáticos la cura a sus debilidades.

"Comprendo vuestra preocupación, pero nadie debería estar preocupado", afirmó Cherchesov. "¿Que por qué vamos a ganar mañana? Porque queremos ganar", agregó, convencido de que Rusia había alcanzado "un cierto nivel" en sus últimos amistosos.

Arabia Saudí llega sin presiones, dirigida por el argentino-hispano Juan Antonio Pizzi y con el objetivo de darle algún dolor de cabeza a sus rivales de grupo. "Mi estilo es ser competitivo. Queremos pelear por cada balón, aprovechar cada ocasión, jugar para ganar", declaró Pizzi en la víspera del debut.

Fuente: 
Nex Noticias / AFP
....