Connect with us

DEPORTES INTERNACIONALES

Japón inicia oficialmente los Juegos Olímpico

Published

on

Polémicos, a puerta cerrada y con un año de atraso, los Juegos de Tokio finalmente levantan el telón la noche del viernes, un despliegue multinacional de los mejores deportistas de un planeta fragmentado por un virus — y un evento impregnado por el lastre político y médico de una pandemia que no da tregua y cuya presencia acosa cada rincón olímpico.

Con una ceremonia de apertura realizada en estadio nacional prácticamente vacío, huérfano de la energía de una multitud, los primeros Juegos en pandemia en un siglo se pusieron en marcha el viernes, bajo el rechazo mayoritario del país anfitrión. El recelo y la indignación han amenazado con ensombrecer toda la pompa y encendida retórica sobre el deporte y la paz, el sello distintivo de las justas.

Al anochecer dentro del estadio, una ceremonia meticulosamente coreografeada para la televisión buscó mostrar que los Juegos — y su espíritu — era una realidad.

Un luz azul cubrió sobre las gradas vacías y la música a todo volumen enmudeció los gritos de manifestantes afuera del recinto que clamaban por la cancelación de los Juegos — un sentimiento fuerte en el país. Fuegos artificiales iluminaron el cielo. En forma de octágono, la tarima evocó el emblemático Monte Fuji.

Los organizadores guardaron un minuto de silencio por todos los fallecidos de COVID,. Al ponerle pausa a la música, el ruido de las protestas afuera hizo eco en la distancia.

Esos gritos plantearon una pregunta fundamental en estos Juegos mientras Japón y buena parte del resto del mundo padecen el azote de una pandemia que se extiende a su segundo año y arrojó cifras récord de contagios en Tokio esta semana: ¿Será eso suficiente?

“Eso”, en este caso, es el producto que se ofrece y vende, la materia primera que ha salvado a anteriores Juegos Olímpicos cuando se han visto atenazados por problemas: ese vínculo y apego humano intrínseco al espectáculo de la competición deportiva al máximo nivel.

Una y otra vez, ceremonias previas lograron alcanzar momentos que rozan con la magia. Escándalos — sobornos en Salt Lake City, censura y contaminación ambiental en Beijing, dopaje en Sochi — quedan en segundo plano con el inicio de la competición.

Pero con el coronavirus infectando y cobrándose vidas día tras día, se duda si la llama olímpica puede contra el miedo o brinda una cuota de catarsis — incluso asombro — tras un año de sufrimiento e incertidumbre en Japón y en el resto del planeta.

La actividad deportiva ya empezó — el fútbol, por ejemplo — y parte de la atención empieza a volcarse a las competencias.

De momento, sin embargo, es imposible no fijarse en lo inusual de esta cita de verano. El coqueto estadio nacional ha sido transformado en una zona militarizada aislada, rodeada de enormes barricadas. Las calles que lo rodean han sido selladas y sus negocios permanecen cerrados.

Comentarios

Continue Reading
Haz clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Principales

Copyright © 2020 Compañía Digital de Televisión.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!